Evaluación de conceptos, nuevos productos y servicios

Desarrollo de iniciativas piloto para la investigación y desarrollo de estrategias innovadoras aplicadas a procesos agroalimentarios.

 

FIWARE ZONE

Iniciativa enmarcada en el "Plan de Acción AndalucíaSmart 2020", aprobado en Acuerdo de Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía de 6/sep/2016, para el desarrollo de un modelo de smart region y el impulso del proceso de transformación inteligente de sus ciudades y municipios.

FIWARE ZONE es una iniciativa de colaboración público-privada puesta en marcha en 2017 por la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad de la Junta de Andalucía en colaboración con la empresa Telefónica, con el objetivo de impulsar el ecosistema empresarial y de emprendimiento vinculado al desarrollo de tecnología, aplicaciones y servicios inteligentes del ámbito del Internet de las Cosas a través del estándar europeo FIWARE.

FIWARE es una plataforma abierta que contiene todas las especificaciones y componentes necesarios para el diseño y construcción de tecnología, aplicaciones y servicios de ámbitos tecnológicos como las Smart Cities, el Smart Agrifood, o la Industria 4.0.

FIWARE ZONE incluye seis ejes de actuación: 

    • EJE01: Centros de Innovación y Formación en FIWARE (Sevilla y Málaga)

    • EJE02: Infraestructuras y Servicios de LABs

    • EJE03: Entorno Demo basado en FIWARE "Smart Region" 

    • EJE04: Colaboración con Universidades

    • EJE05: Retos de innovación abierta basados en FIWARE

    • EJE06: Apoyo en mercado digitales

En el contexto del ámbito agrario y ganadero, desde la iniciativa FIWARE ZONE se ha apoyado el desarrollo de los siguientes proyectos: 

 

SMART AGROLAB ALMERÍA

Este reto está ligado a la detección de plagas. En colaboración con la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible y el IFAPA, este Smart Lab está ubicado en un centro IFAPA en Almería, dedicado a la agricultura intensiva y hortofrutícola de invernadero, para el control y gestión del riego y el ataque de plagas en intensivo dentro de invernaderos para el cultivo de tomates y pimientos. 

El reto en este caso es monitorizar una plaga específica del cultivo, recogiendo parámetros medioambientales, temperatura y humedad, y calculando los grados-día acumulados para dicha plaga. Se han desarrollado dos soluciones. Por una parte, una consiste en una serie de cámaras junto con una trampa. Esta permite, a través de procesamiento de imágenes, realizar un conteo de los insectos capturados y reconocer el tipo de insecto. Cada dispositivo trabaja autónomamente, analizando los datos capturados y enviándolos a la plataforma vía datos móviles. Por otro lado, un sensor permite medir la temperatura y humedad y enviar una medida cada 15 minutos a la plataforma FIWARE.

 

 

SMART AGROLAB CÓRDOBA

Este reto está ligado a la eficiencia y optimización de recursos hídricos. En colaboración con la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible y el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (IFAPA), se está desplegando en el centro IFAPA de Alameda del Obispo (Córdoba), donde se han sensorizado variables medioambientales en el contexto de la agricultura extensiva y leñosa para la monitorización del estrés hídrico y del crecimiento de los frutos en el cultivo de almendro y en olivar. 

Toda la información recogida se presenta en una aplicación que permite consultar en tiempo real el estado de los cultivos, así como el histórico de datos a partir de diferentes fuentes. Asimismo, permite estimar las necesidades de agua de los cultivos sobre la base de los parámetros medioambientales clave y de un sistema de gestión GIS para la monitorización de las parcelas.

 

 

GANADERÍA DE PRECISIÓN 

Este reto consiste en proporcionar un sistema de gestión y monitorización de animales utilizando dispositivos adaptados a diferentes especies de vacuno en extensivo, con los que poder localizar a los animales en tiempo real y obtener información complementaria (por ejemplo, actividad, hábitos, temperatura, etc.). Al mismo tiempo, tales dispositivos permiten monitorizar parámetros para la mejora de la gestión, producción y salud del animal, así como el riesgo de enfermedades y el nivel de producción para la toma de decisiones.

Se usan dos tipos de dispositivos: (1) collares de monitorización, estos tienen un módem de comunicación y sensores de actividad y temperatura; (2) crotales, tienen una funcionalidad reducida, pero permiten monitorizar un mayor número de animales, dado su menor coste inicial. Para funcionar correctamente, estos deben estar cerca de un collar, que actuaría como gateway para el envío de la información.

El ganadero dispone de una aplicación móvil, donde puede gestionar y ver el estado de los animales, recibiendo alertas (enfermedad, parto, baja actividad, etc.), así como pudiendo localizar en tiempo real y ver el histórico de la ruta del animal. Los datos son enviados a la misma plataforma, donde pueden ser analizados y comparados por medio de un panel de control.